Lipoescultura para comenzar el verano

¿Pensando en dar un giro a tu vida? Quizá necesites remodelar tu figura. Para conseguir que tu silueta luzca el mejor aspecto posible será más que necesario acudir a especialistas. Existen ocasiones en las que el deporte no puede hacer que tengas un cuerpo diez. En esos casos, la cirugía estética en Sevilla será tu mejor aliada.

¿Pero, cómo funciona?

Se trata de una extracción de grasa. Mediante la succión de las zonas que tienen una mayor concentración de la misma, pueden volver a ubicarla en otras zonas que no tengan tanto volumen. No solo se realiza este tipo de intervención en los casos en los que se quiere la mejor figura por motivos estéticos, también en pacientes que han sufrido accidentes.

En ningún momento puede considerarse la lipoescultura como una forma de adelgazar. Para poder realizar este tipo de intervención hay que comprometerse a tener una dieta de lo más equilibrada. Los hábitos de vida saludables asegurarán que los resultados de la misma sea de lo más visibles.

Muchas personas creen que liposucción y lipoescultura son lo mismo. Profesionales como los de Bonaderma inciden en la importancia de informarse antes de someterse a este tipo de intervención. Están relacionadas, es cierto. Pero la liposucción se trata de disolver toda la grasa que te sobre de una parte determinada del cuerpo para posteriormente sacarla. De esta forma la liposucción es una técnica que se utiliza para llevar a cabo la lipoescultura.

Entre las distintas técnicas de cirugía estética en Sevilla para la lipoescultura puede llevarse a cabo:

  • Lipofilling de senos. Consiste en aumentar los senos por la utilización de grasa mediante microinjertos. Se trata de una técnica de lo más fácil.
  • Lipofilling de glúteos. Con la grasa de nuestro propio cuerpo puede conseguirse unos glúteos con un contorno de lo más satisfactorio.
  • Lipofilling facial. Modela, esculpe o mejora alguna zona de la cara. Sus resultados naturales son de lo más satisfactorios.
  • Lipofilling en pantorrillas. Por la edad, la existencia de lesiones o algún percance pueden darse circunstancias en las que los pacientes no se sienten cómodos con sus pantorrillas. De esta forma podrás aumentar el volumen de las mismas sin mayor preocupación.