Llévate tu cepillo de dientes de viaje

Se acerca la época de vacaciones. Uno de los grandes olvidados durante este periodo es el cepillo de dientes. A la hora de llevarlo de un lugar a otro hay que tener en cuenta una serie de consejos para su mantenimiento. Las clínicas dentales en Sevilla aconsejan diferentes elementos para que se pueda conseguir la mejor limpieza posible.

Por qué es importante

El cepillo es el elemento fundamental para eliminar la suciedad que se acumula en los dientes. A la hora de comprar un cepillo de dientes debes tener en cuenta la calidad de los filamentos. En cuanto a diseño, dureza, forma y tamaño son factores de lo más importantes para que sean eficaces. Los cepillos pueden cumplir algunas características importantes.

El cabeza debe ser redondeado. De esta forma podrá llegar a todos lados sin ningún tipo de problema. El tamaño más utilizado es pequeño o normal. A la hora de acudir a las clínicas dentales en Sevilla te informarán de que el objetivo en todo momento es reducir la humedad y no dar pie al aumento de bacterias.

Lo ideal es que el cuello sea lo más flexible posible, para que en todo momento cuente con accesibilidad para cepillarte. Especialistas como Dental Buhaira añaden que es importante saber qué tipo de cepillo utilizamos.

Cuál es tu cepillo

  • Para una boca sana, lo más recomendable son los duros con fibras rígidas.
  • La dureza media en aquellos que tienen dientes sensibles.
  • Suaves para los que tienen cierta sensibilidad y problemas bucales.
  • La cabeza pequeña es de lo más utilizado para niños.
  • Un cepillo postquirúrgico está hecho para aquellos que se someten a una cirugía dental.
  • Quienes usan brackets poseen unos con cabezan ortodóncico, cuentan con una hilera central de fibras cortas.
  • Los interproximales son especiales para poner fin al sarro en aquellos lugares más cerca de los dientes.
  • El eléctrico posee distintos cabezales.De esta forma la limpieza será mucho más fácil.

Cómo cuidar tu cepillo dental

No lo compartas. De esta forma reduces el riesgo de contagio de infecciones. Una vez que hayas cepillado tus dientes, tienes que enjuagarlo con agua para quitar aquellos residuos de pasta que puedan quedar. No lo metas en enguaje ni nada parecido, porque esto puede contaminarlo.

Una vez que lo hayas lavado, déjalo secar al aire. Cuando viajes puedes colocarlo en un protector de plástico para que las celdas no se aplasten. Este consejo es de lo más útil teniendo en cuenta que hemos venido a hablar de la utilización del cepillo en época de vacaciones.