Conil de la Frontera ha sido reconocido como uno de los parajes más bellos de Cádiz. Este trozo de costa andaluza no sólo brilla en verano, también puede disfrutarse de muchas formas en otoño.

 

Conil cuenta con el característico clima suave de Cádiz y además ofrece a los turistas un amplio patrimonio cultural y tradicional unido a una deliciosa gastronomía costera.

 

Para disfrutar de la belleza del mar y del blanco de sus calles, lo mejor es reservar un hotel en la playa de Conil. Desde aquí se puede visitar cómodamente la costa y también monumentos como la Parroaquia de Santa Catalina o la puerta de la Villa, vestigios de la edad media.

 

El centro cuenta con muchos bares donde se puede disfrutar de la rica gastronomía de la zona. Como no podía ser de otra forma, los platos de pescado fresco y marisco son delicias presentes en las cartas de todos los restaurantes del pueblo.


Además de las playas, desde un hotel en Conil de la Frontera se puede acceder con facilidad a otro espacio natural impresionante del pueblo: los acantilados que se extienden hasta la localidad de Chiclana, especialmente hermosos con la luz del atardecer otoñal.

 

hotel-costa-conil